La conexión a internet a través de fibra óptica es un tema de máxima actualidad. Los administradores de fincas en Madrid centro reconocen la existencia de un número cada vez mayor de familias que apuesta por la alta velocidad, cuya instalación puede acarrear una serie de conflictos dentro de la comunidad de vecinos.

De acuerdo a la Ley General de Telecomunicaciones aprobada en el año 2014, todos tenemos derecho a la obtención de este servicio de una operadora de telefonía sin que tengamos que depender de la aprobación de la comunidad. Para los administradores de fincas en Madrid centro está claro que si un solo vecino solicita el servicio, la operadora tiene derecho a tender su red por la comunidad, aprovechando tantos los elementos privativos como comunes del inmueble sin afectar a la infraestructura ya existente.

Si un vecino desea que se instale la fibra óptica como propuesta comunitaria, deberá dirigir su solicitud al presidente, el cual ha de contestar en un plazo no superior a los 15 días. Si pasados tres meses la comunidad no ha decidido la instalación, el propietario puede realizar el trámite a nivel personal directamente con el proveedor, siempre notificando a la comunidad la realización de las obras. También se puede dar el caso de que la propia empresa de telefonía se ponga en contacto con nuestra comunidad solicitando la instalación sin que exista una solicitud personal de algún vecino, en cuyo caso también tienen derecho a instalarla.

La realidad es que no nos pueden negar la obtención de la fibra óptica aunque esto suponga una ligera alteración en un elemento comunitario como puede ser la fachada. Si tienes problemas con tu comunidad, no dudes en contactar a Administraciones Vadillo para que te podamos asesorar y apoyar en tu derecho a una conexión de alta velocidad.