Entre las situaciones habituales a las que nos tenemos que enfrentar los administradores de fincas en Alcobendas están los problemas relacionados con las mascotas, especialmente los perros, ya sea porque ladran por la noche a horas intempestivas, porque se orinan en zonas comunes y las ensucian cuando vienen de paseo o porque sus dueños los llevan sueltos y pueden suponer algún peligro.

La mayoría de problemas de este tipo en Administraciones Vadillo, S.L. se solucionan dialogando con los vecinos que originan los problemas, pero advirtiéndoles que la insistencia en dichos problemas puede acarrear otras medidas más graves. Y estas se basarán, necesariamente, en la normativa municipal de cada localidad, que suele regular la tenencia de animales y las normas de convivencia que todo vecino ha de cumplir, pero también teniendo en cuenta los estatutos de la comunidad que, llegado el caso, pueden incluso prohibir la tenencia de animales en el inmueble.

Los dueños de los perros deben evitar ladridos excesivos o la presencia del perro en zonas prohibidas para ellos, tratar de educar al perro para que sea respetuoso con el resto de personas y animales con quienes convive, utilizar la correa y, por supuesto, recoger los excrementos, que por cierto, es motivo de multa no hacerlo.

Pero, como administradores de fincas en Alcobendas sabemos que a veces las buenas maneras no son suficientes, y aunque la Ley de Propiedad Horizontal no prohíbe la tenencia de animales en hogares domésticos, sí que las normativas municipales suelen recoger normas de convivencia de obligado cumplimiento para el resto de la comunidad vecinal.