Una comunidad de vecinos, si quiere evitarse problemas y funcionar de una manera mucho más ágil, debe tener unos estatutos propios. Cualquiera de los administradores de fincas en Montecarmelo, Madrid, te ayudará a redactar una normativa clara que resulte útil a los vecinos y pueda servir de ayuda cuando haya alguna disputa.

Cualquier estatuto de una comunidad de vecinos debe hacerse en base a las características que tenga la finca: Número de vecinos, sus gastos, los servicios que ofrece, etc. Es aconsejable que los administradores de fincas en Montecarlo, Madrid que contrates tengan ya experiencia en la redacción de este tipo de normativas y conozcan los estatutos de otras comunidades. De este modo, serán mucho más concisos y completos.

Debes saber que los estatutos de cualquier comunidad de vecinos deben ser aprobados por todos los propietarios que haya en la finca. En el momento que uno sólo de ellos no esté de acuerdo con alguno de los puntos, los estatutos no se podrán aprobar. Por eso es tan importante la labor previa en la que se redactan, se pulen y se consensúan los puntos. De este modo, es más fácil que los estatutos se aprueben en la junta de comunidad sin ninguna pega.

Realmente tener estatutos no es una cuestión obligatoria en las comunidades de vecinos, lo que sí que es cierto es que suele recomendarse que las comunidades los tengan, para gozar de un mejor funcionamiento.

Una de las partes más importantes en toda comunidad de vecinos es contar con unos buenos administradores, como Administraciones Vadillo, S.L. Nos encargaremos de cualquier problema que surja en la finca.